Actos Heroicos

Actos Heroicos Exposición Mateo Maté


     La serie Nacionalismo Doméstico (2004-2010) está formada por emblemas patrióticos, figuras heráldicas, mapas de asaltos, diferentes objetos de uso doméstico con la forma de diferentes países; mesas con la forma de España o Italia, cocinas ibéricas, etc.

     Todos los objetos mencionados y otros más sugieren la total superposición entre el espacio doméstico y el discurso patriótico y nacionalista. Pareciera que el espíritu del lugar sólo sabe hablar en jerga nacionalista. Una jerga beligerante y dogmática, excluyente y divisoria. Los diferentes espacios del hogar parecen luchar entre sí y cuidar de sus fronteras con el mismo recelo que lo hacen las naciones. Aquí la ironía de la obra de Mateo Maté llega a su máxima fuerza. El autor lo dice muy bien en la entrevista que le hicieron a raíz de su exposición en el Matadero de Madrid (2010): “Al intercambiar los signos, del entorno doméstico y el social, extrañan pero funcionan”. En la última parte de la cita está la clave del proyecto: el extrañamiento se convierte en una condición de la funcionalidad, lo que supone tanto una redefinición del objeto cotidiano de uso (que supuestamente funcionaba debido a su asequibilidad, a su incorporación sin conflictos en nuestro entorno) como de la obra de arte (que tenía un propósito que no podía ser reducido a ningún fin, a ningún uso, a ningún contexto pragmático). Se podría decir, incluso, que esta nueva dimensión del uso, y de la convivencia que tenemos con las cosas, supone ese extrañamiento. Esta nueva noción del uso ha incorporado la sospecha como uno de sus elementos constitutivos. ¿Qué pasa cuando se lleva un símbolo al espacio doméstico y se le usa en las tareas más cotidianas como el cocinar, el sentarse o el dormir? ¿Cómo cambia el sentido de la palabra patria cuando literalmente convivimos con ella, cuando cocemos nuestros alimentos en ella o nos sentamos sobre una silueta de su mapa?


Jorge Brioso